Disolución y liquidación de una sociedad

La disolución de una sociedad se da por el cumplimiento de alguna de las causales del artículo 218 del código de comercio:

  • Por vencimiento del término de duración de la sociedad.
  • Por decisión de los socios, antes de vencerse el término de duración.
  • Disolución por alguna causal legal o estatutaria.
  • Por apertura al trámite de liquidación obligatoria u por orden de autoridad competente.

Debe presentarse ante la Cámara de Comercio copia autenticada de la escritura pública de disolución, o en su defecto del documento que contenga el acto de disolución.

Cancelar los derechos de inscripción que le liquidará el cajero, y adicionalmente, un impuesto de registro a favor del departamento de Risaralda a la tarifa equivalente a dos (2) salarios mínimos diarios legales vigentes a la fecha de presentación de la escritura de disolución.

A partir de la declaratoria de disolución, al nombre de la sociedad deberá adicionarse la expresión “en liquidación”.

Proceso de liquidación

Una vez inscrita la escritura pública de disolución, el liquidador debe cumplir lo ordenado en el Código de Comercio, especialmente:

  • Dar aviso dentro de los diez (10) días siguientes a la fecha en que ocurrió la causal a la Oficina de Cobranzas de la Administración de Impuestos Nacionales, sobre las deudas fiscales a cargo de la sociedad. De lo contrario, se hace solidariamente responsable de las mismas.
  • Comunicar a terceros y a acreedores el estado de liquidación de la sociedad, mediante aviso que se publicará en un periódico del domicilio social y avisos visibles en las oficinas y establecimientos de comercio.
  • Elaborar los inventarios y el balance final de la sociedad.
  • Pagar el pasivo externo y distribuir el remanente, si es del caso.
  • El proyecto de liquidación debe someterse a consideración del órgano competente (junta de socios, asamblea de accionistas) y elaborarse el acta en que conste su aprobación.

Translate »